La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



sábado, 25 de octubre de 2014

Lombarda, manzana y nueces


La col lombarda es realmente saludable. Admite platos tanto en frío (tipo ensalada) como en caliente; en este caso, vamos con una receta de este segundo tipo. A ver si os gusta :

INGREDIENTES  (4 personas)

1/2 Col lombarda
1/4 cebolleta
2 manzanas golden
Nueces (peladas)
Aceite de oliva virgen extra
Sal de Persia y Pimienta de Jamaica
2 tazas de agua y 1/2 taza de vino blanco
Vinagre de cabernet sauvignon
Hoja de laurel
Especias (romero, tomillo y jengibre)
Gelèe de vino Pedro Ximénez
Mantequilla

RECETA

Nos ponemos manos a la obra pochando la cebolleta picada en una cazuela. Añadiremos la lombarda cortada en juliana, y la rehogamos un poco a fuego medio. Al poco, incorporamos el agua, el vino, la hoja de laurel y un chorrito de vinagre, manteniendo el fuego en el mismo nivel.




En unos minutos, es el momento de las manzanas (cortadas en dados) junto con un salpimentado y las especias, para dejar unos 60 minutos a fuego medio-bajo, y removiendo periódicamente. La manzana la meto pronto, ya que busco que al final esté casi fundida con la lombarda.



Sabremos que está listo y la lombarda en su punto, cuando se haya ablandado lo suficiente como para atravesarla sin esfuerzo con un tenedor. Retiraremos el caldo sobrante, si es que no se ha absorbido todo, escurriendo con colador, e incorporamos un poco de gelèe de vino, junto con las nueces y un trocito de mantequilla, para terminar de rehogar en última instancia, en la misma cazuela.




De ahí, directo al plato. Sencilla receta, muy sabrosa y sana.



sábado, 11 de octubre de 2014

Cous cous "exótico"


LLegaba el verano a su fin, y como otros años tocaba fiesta de despedida piscinera. Cada vecino preparaba algún plato (para más de 60 entre niños y adultos); yo me decanté por una elaboración más pensada para los mayores, y he aquí el resultado.

INGREDIENTES

1 Kg. de cous cous
1/2 litro de caldo de pescado
1/2 litro de agua
Aceite de oliva virgen extra
AOVE de ajo
Sal del Himalaya
Pimienta de Jamaica
Mantequilla
Un calabacín mediano
1/2 cebolleta roja
1/2 pimiento rojo
Un puerro
Gambas peladas
1/4 pimiento verde
25 gr. de musgo de Irlanda (alga deshidratada)
Hojas de salvia
Salsa de Soja







RECETA

Ponemos a hervir el agua y el caldo, todo junto, con un chorrito de aceite. Cuando entra en ebullición, retiramos del fuego, e incorporamos el cous cous, y pizca de sal y pimienta, dejándolo en remojo 3 minutos. Una vez haya absorbido todo el líquido, vuelta al fuego (bajo) con un trozo de mantequilla, y vamos removiendo durante 3 minutos. Reservamos.


En una sartén grande, a partes iguales los dos aceites para pochar las verduras, que habremos picado; primero el puerro y la cebolleta, enseguida los pimientos y después el calabacín, salpimentando al gusto.




El musgo de Irlanda debemos ponerlo en agua un rato (unos 5 minutos bastará), para hidratarlo. Añadimos con las verduras, y seguimos rehogando, con fuego bajo, para que todo quede en su punto, a la vez que echamos unas hojas de salvia bien picadas; hemos de tener en cuenta que este tipo de alga es algo más consistente y requiere un buen rato de cocción para que no quede incómoda al comer. En el último momento, las gambas, y ya incorporamos el cous cous, para que todo se conjunte, junto con un chorro de salsa de soja.





Si hace falta, rectificamos de sal. Podemos presentar con unas hojas de salvia por encima, y quizá un chorrito de AOVE.




 

martes, 7 de octubre de 2014

#TOCTOC : Pase usted, Doctor.....


Se puede viajar de muchas maneras, incluso a veces sin moverte del sitio. Pues algo así me ocurría hace unos días dentro de una pequeña y coqueta sala de teatro, en forma de luna, donde la cercanía a los actores hace que casi puedas saltar al escenario, así como sentirlo todo más a mano.

Quizá alguno sabreis que hablo del Teatro Príncipe Gran Vía (del Grupo Marquina). Allí me encontré transportado a la sala de espera de un afamado doctor, experto psiquiatra, donde cualquier cosa podía ocurrir.


Y ocurrió : Comencé a reir, ¡qué digo reir! a troncharme, desde el primer momento...ante los primeros síntomas de TOC (Trastorno obsesivo compulsivo) y...bueno lo mejor es que vayais y lo comprobeis por vosotros mismos.

Lo que sí os puedo comentar es que las risas están garantizadas en esta hilarante obra, en la que el tiempo pasa sin enterarte gracias a un ritmo escénico sensacional. Y es que si lleva 6 años consecutivos en una plaza como la madrileña, por algo será.

Pero además de llorar (de risa) y pasar un rato excepcional que a cualquiera le sentaría bien, deja en el aire una moraleja interesante, y es que cuando nos preocupamos y ayudamos a otros, nos olvidamos de nuestras propias penas, de nuestros defectos, de nuestras manías...

No lo dudeis, buscad un hueco y pasad por allí, relajaos y a disfrutar.....y no tardeis, ya que a lo mejor algún día deja de salir a escena....o quizá no.