La vida es disfrute, y para mí, uno de los mayores disfrutes de la vida,



además de mi familia y mis amigos, es un buen vino con unos ricos manjares,



y en un lugar difícil de olvidar. A partir de ahora, intentaré aportar recetas,



notas sobre buenos vinos (de aquí y de allá), Gin Tonics, interesantes hospedajes,



opciones de hostelería y lugares para visitar........con sus enlaces y



lo que todos querais opinar y aportar.........



jueves, 25 de agosto de 2016

#SierraGourmet : HUERTA 33 (MORALZARZAL). En poco tiempo, todo un éxito



No llega al año desde su apertura y, sin embargo, Huerta 33 ya tiene total reconocimiento por vecinos serranos y visitantes. Y este éxito tiene una explicación sencilla, que no por eso es de fácil y habitual aplicación : buen producto, elaboraciones acertadas, selecta atención y precio equilibrado. Incluso ya se han hecho con el premio a la mejor tapa cebollera (gentilíceo de Moralzarzal, por si lo desconoceis) en la primera edición en la que han participado, y que Telemadrid mostró en su programa Aquí en Madrid.


Lo primero que llamó la atención fue su moderna y bonita decoración, dispar a lo que normalmente uno encuentra en la sierra, lo cual ya daba pie a la curiosidad sobre lo que allí se "cocinaría". Zona de barra, con mesas altas, tanto para tapear como para comer, y salón al fondo con unas 10 - 12 mesas.


Desde el primer momento, el trato del personal fue muy atento, y a día de hoy, cada vez mejor, lo cual es importante que no se quede sólo en el punto de arranque; muy acertados desde la dirección en sala, con Sonia, pasando por todos sus camareros (Miki, Violeta,...) y la cocina de Raduu y su equipo, todos gente de la zona, como no podía ser de otra manera. Muy buena ubicación en el centro del pueblo, en la calle de mayor movimiento hostelero donde podemos encontrar también La Cita, y con una agradable terraza, aunque sólo sea en las tardes/noches de la época estival.



El hecho de que David de Andrés, uno de sus dueños, sea asentador de pescado, es clave para que su marisco y pescado no tenga parangón en la sierra, llegando siempre los mejores productos, piezas de primera, y además pudiendo ajustar al máximo los precios. Sensacional el Gallo San Pedro, con gran elaboración, muy aconsejable para mesas amplias; impresionantes los mejillones y berberechos, sólo en carta cuando llegan en tamaño y calidad adecuada; gambas alistao de Garrucha sublimes, deliciosa lubina, ortiguillas con un finísimo rebozado y un sinfín de productos, muchos de temporada, que hacen que podamos disfrutar y variar por mucho que vayamos. Y mención especial al atún rojo de almadraba, con distintas opciones de elaboración, desde el tataki hasta un extraordinario tartar, digno de El Campero.







Buenas carnes, con un habitual lomo de vaca vieja de primer orden. Los arroces también destacan, siempre con un punto perfecto, eso sí, hay que tener en cuanto que son raciones muy grandes, al igual que en el caso de las ensaladas, diversas y completas, en opción de media ración si sólo son 2 los comensales.




Diversos entrantes completan la carta, como un buen salmorejo, el rico pincho de sardina ahumada con burrata o los bocartes fritos, permitiendo poder hacer una comida más ligera, así como económica, pero no por eso menos sabrosa. Pero incluso, si sólo se va de aperitivo, con un par de bebidas sales bastante saciado gracias a las buenas tapas que siempre te presentan, dentro del precio del vino o cerveza, desde el arrocito de fin de semana hasta algún rico salpicón o unas colosales quisquillas.







Interesante selección de cervezas, que es probable que amplíen, y buen vermú servido con espuma de limón, hacen que el aperitivo se pueda disfrutar al máximo. Y una buena y amplia carta de vinos, con sugerencias y variaciones periódicas, con un buen número de alternativas por copa.






Carta de postres reducida, pero con buenas opciones para los más golosos. Y después amplio abanico de licores, copas y cócteles, para que la sobremesa se pueda alargar sin prisa.




Una última mención a algo que está en fase de negociación, y es la posibilidad de que incluyan uno de los mejores panes que hoy en día se puede encontrar en la hostelería madrileña, el de Madre Hizo Pan. Pero esto lo confirmaremos en breve.

Creo que el precio es totalmente adecuado, dada la calidad del género. Se puede comer a partir de 20 €, en función de lo que uno elija, aunque según vinos que se degusten y mariscos en los que nos queramos embarcar, el precio asciende en función de los gustos y posibilidades de cada uno; pero además cabe la posibilidad de disfrutar de un menú por 25 € (bebida, postre y café incluidos) consistente en una buena parrillada de marisco y su excelente arroz con carabineros.



Pues si con todo lo que os he contado no os acercais, poco más puedo hacer. Yo seguiré pasando, casi como "obligación".

Precio medio por persona : Unos 30 €.

Horario : Todos los días, desde las 11 hasta las 2 de la mañana.

Huerta 33 Restaurante - Barra
C/ de la Huerta, 33
28411 Moralzarzal (Madrid)
91.842.10.36

martes, 23 de agosto de 2016

Aguacates rellenos, con salmón y pavo



Como siempre, vamos con recetas sencillas, dando un toque particular, ligeramente exótico. En este caso, hablamos de preparar unos aguacates rellenos, un plato muy saludable y con sustancia.

INGREDIENTES (4 personas)

2 aguacates maduros (al ser entrante, preparamos medio aguacate por comensal)
Sal rosa del Himalaya
Pimienta de Jamaica
Un tomate maduro (mejor, tipo rama)
Un paquete de salmón ahumado en lomitos (de Ahumados Domínguez)
Brotes germinados de soja
Una loncha de pavo natural
Para la salsa rosa :
Aceite de oliva virgen
Vinagre de cava
Un huevo
Ketchup
Miel
Pimienta y sal
Para adornar, unas hojas de albahaca y eneldo picado.

RECETA

Preparamos la salsa : Huevo en la batidora de brazo, un poco de vinagre, sal y pimienta, y vamos añadiendo el aceite poco a poco para que ligue. Cuando se va formando la mahonesa, incorporamos un chorro (al gusto) de ketchup y seguimos con el proceso; al final, toque de miel. Reservamos.


Nos ponemos con los aguacates, que hemos de vaciar al completo. Usaremos para el relleno un aguacate y un poco más; el resto, nos podrá servir para elaborar un guacamole, por ejemplo.



Picamos los aguacates, quedando dados no grandes; de similar tamaño, añadimos el tomate, y con un picado muy fino el pavo. Ya sólo queda el salmón, en trozos que se noten, y los brotes de soja, bien picados. Sal y pimienta, y ligamos bien con un poco de salsa.



Rellenamos los aguacates, y cubrimos con la salsa. Adornamos con un trozo de salmón, hoja de albahaca y espolvoreando eneldo.





El Campero : Al servicio de la Almadraba



Barbate, población costera de la linda provincia de Cádiz, no destaca por su encanto, más allá de lo que gastronómicamente puede aportar a través de su puerto pesquero, y más concretamente, como una de las principales referencias del atún rojo salvaje de Almadraba, ancestral técnica para la captura del atún en épocas de migración. Y allí encontramos un verdadero paraíso de lo gastronómico : El Campero.


Pienso que visitar Cádiz y no pasar por este sensacional restaurante es una verdadera pena, desaprovechar una gran oportunidad de degustar el delicioso atún en todas sus formas y elaboraciones. Eso sí, en época veraniega, la fama adquirida por el local nos lleva a la complicación de no encontrar mesa si no reservas con tiempo, si bien ofrecen solución, a través de mesas altas en la zona de barra y terraza, donde se puede disfrutar de la totalidad de la carta, si así lo solicitas; lo único recomendable en estos casos, es acercarse no más tarde de la una, si no se quiere comer de forma cómoda a horas intempestivas.



Elegante decoración, cuidando todos los detalles, y que ha ido evolucionando con el paso de los años, para estar acorde a los tiempos que corren. La atención es de primer orden, trabajando todo su equipo para ofrecerte sus mejores productos, esos pescados frescos del día que varían según los designios de la mar, y siempre pendientes a cualquier necesidad del comensal.


Resulta muy recomendable probar algún pescado sugerido, que te mostrarán en mesa y podrás confirmar la elaboración elegida para ese día. En nuestra visita no pudimos resistirnos a probar lo que por aquellos lares denominan pez pollo (más conocido como gallineta), ese primo cercano del cabracho; dado el alto número de espinas, la elaboración fue muy acertada, con los trozos principales limpios y fritos con un ligero y perfecto rebozado, acompañado de un exquisito salmorejo. Por supuesto, indispensable rematar el resto de partes, sobre todo la cabeza.



Pero claro, habíamos ido sobre todo por el atún, así que había que lanzarse a degustarlo en una variada fórmula de alternativas. Una delicia en boca, en su justo punto de grasa, esa pieza antes despreciada, hoy bocado gourmet, que es la parpatana, ligeramente asada y rematada en plancha; recomiendo probarlo al menos una vez en la vida.


Como creo que ha de degustarse gran parte del atún, al margen de otras elaboraciones, surtido de crudo : buen tartar de cola blanca, equilibrado tataki de lomo blanco y excepcional sashimi de lomo.



Gran selección en el combinado de salazones, ahumados y semi-conservas, desde la mojama a la hueva curada, pasando por el jamón marino (ventresca en salazón, una delicia) o el corazón y el morrillo. Si bien las alternativas eran múltiples a la hora de comer atún, optamos por las que no habíamos catado en jornadas anteriores, donde no faltó el tarantelo a la parrilla, el morrillo a la sal o la barriga.


No hay gran cantidad de carnes, pero su solomillo de retinto es espectacular, de película.


Sorprendidos quedamos con un último plato, el falso risotto de calamar, un trampantojo de primer nivel y excelente sabor y textura.


La cerveza muy bien tirada y extremadamente fría. La carta de vinos, de alta categoría, con mucha variedad, múltiples zonas y un precio muy aceptable, donde darse un lujo no te vacía la cartera.


Carta de postres no muy amplia, pero variada. Quizá algo subida de precio respecto del resto, optamos por un excelente tocinillo de cielo y una alegoría al tiramisú.



En esta ocasión salimos ligeramente por debajo de 40 €, lo cual me pareció un muy buen pecio, visto el servicio y la calidad de lo consumido. Sin duda, que me hagan un hueco cuando vuelva.

Restaurante El Campero
Avda. de la Constitución, local 5C
11160 Barbate (Cádiz)
956.43.23.00
info@restauranteelcampero.es